Ortopedia y Traumatología

Ortopedia y Traumatología

El Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Alemán comenzó a trabajar el 22 de junio de 1950 bajo la jefatura del doctor Rodolfo L. Ferré, cuyo prestigio profesional le dio inmediato reconocimiento. Hoy permanecen inalteradas las enseñanzas que el doctor Ferré impartió en cuanto al respeto y la excelencia técnica durante el acto quirúrgico.

El Servicio cuenta con reconocimiento nacional e internacional y es uno de los más avanzados del país. Asiste a una gran proporción de los pacientes que anualmente ingresan al Hospital Alemán: en promedio, evacua unas 72 mil consultas de la especialidad y realiza más de 2.000 cirugías al año. Sumando los procedimientos menores, como reducción de fracturas, luxaciones y yesos, el área se ubica como uno de los mayores prestadores internos en relación con el número de profesionales.

Como parte de un centro de salud de alta complejidad, el Servicio crece al ritmo de los adelantos médicos, mientras que -por el aumento de las prácticas deportivas, el uso de vehículos y la sobrevida de las personas- es una de las especialidades de más rápido crecimiento. Actualmente, los profesionales del sector, todos con dedicación completa, desarrollan subespecialidades -Trauma, Ortopedia Infantil, Columna, Cadera, Hombro y codo, Rodilla, Mano y Tobillo y pie- con el objetivo de perfeccionarse y ofrecer la más eficiente atención de los pacientes.

La necesidad de actualización permanente, siguiendo pautas de Calidad internacionales, nos llevó a elaborar el Manual de Procedimiento  que describen en forma completa el funcionamiento del Servicio, siendo guía para todos los profesionales que forman parte del mismo, con la idea de normatizar las pautas de trabajo.

Cuerpo Médico

Jefe de Departamento | Dr. Norberto Arístides Mezzadri
Jefe | Prof. Dr. José María Varaona
Sub-Jefe | Dr. Michael Oettinger

Consultor Honorario: Prof. Dr. Franklin Merlo
Consultor Honorario: Dr. Diego Verschoor

Dr. Leonardo Miguel Avila
Dr. Mauricio Balumelli
Dr. Ricardo Caldara
Dr. Juan Carlos Caruso
Dr. Ernesto Catalá
Dr. Oscar A. Cerviño
Dr. Pablo M. Díaz
Dr. Martín E. Forno
Dr. Antonio Gosak
Dra. María Pía Gotter Campo
Dr. Horacio Sixto Herrera
Dr. Fernando D. Jorge
Dr. Jorge Malter Terrada
Dr. Juan J. Mazzeo
Dr. Federico Merli
Dr. Martin Morhac
Dr. Alfredo Olazábal
Dr. Nazareno Pivas
Dr. Emiliano Rivas
Dr. Juan Manuel Roncoroni (externo – neuroortopedista)
Dr. Alejandro Rubio Aranda
Dr. Pablo Sierra
Dr. Juan Pablo Simone
Dr. Roberto Schaefer
Prof. Dr. Oscar Varaona

Especialidades

Columna

Se realiza tratamiento conservador y quirúrgico de lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias; tratamiento con técnicas mínimamente invasivas (bloqueos, discografías) y quirúrgico de diversas  patologías.

Hombro y Codo

Se realizan procedimientos quirúrgicos programados y de urgencia de tratamiento de fracturas, reemplazos articulares, artroscopia y tratamiento de lesiones de partes blandas.

Mano y Reconstructiva de Miembro Superior

Se atienden diversas lesiones y patologías, en consultorio o quirúrgicamente, como patología  traumática y  reumática,  cirugía  artroscópica  de  muñeca, microcirugía vascular y nerviosa, y reimplantes  de miembros.

Cadera

Se realizan procedimientos quirúrgicos como reconstrucción articular (Artroplastía total de cadera, cirugía de revisión) y fractura de cuello femoral, entre otros.

Rodilla y Artroscopía

Se atienden consultas y se realizan procedimientos quirúrgicos de diversas patologías: síndromes meniscales, lesiones ligamentarias, Genu varo-valgo artrósico, artroscopía, fractura de platillo tibial, rotula y extremo distal de fémur.

Pierna, Tobillo y Pie

Se llevan a cabo tratamientos de patologías traumáticas (fracturas distales de tibia y peroné, astrágalo y calcáneo; esguinces y luxaciones de tobillo). Se realizan cirugías para Hallux Valgus (juanete), Artroscopias, Plásticas Ligamentarias y Reconstrucción articular, entre otras.

Trauma

Se asiste al paciente politraumatizado, con lesiones óseas traumáticas (fracturas de huesos largos como fémur o tibia) y afectación de vísceras, que presenta complicaciones que lo colocan en situación crítica.

Ortopedia Infantil

Se encarga de prevenir y corregir deformidades del cuerpo del niño, así como lesiones producidas por la acción de violencia externa. El trabajo conjunto con pediatras favorece el diagnóstico y tratamiento. Se tratan la corrección ortopédica o quirúrgica de defectos; fracturas; enfermedades y malformaciones congénitas.

Neuro-Ortopedia

Se tratan deformidades del sistema locomotor secundarias a patologías del sistema nervioso central (parálisis cerebral), periférico (mielomeningoceles) u otras enfermedades.

Onco-Ortopedia

Se encarga del estudio, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los tumores del sistema Músculo-Esquelético, tanto benignos como malignos, que afectan los tejidos blandos y huesos.

Deportología

Se procura fomentar el desarrollo científico del deporte, de modo de prevenir, rehabilitar y educar a las personas que se dedican a este tipo de prácticas para su cuidado.

Banco de Huesos

El Banco de Huesos prepara injertos óseos para su uso en cirugía ortopédica, desde la selección de donantes hasta la liberación de los tejidos. Se encuentra habilitado y es inspeccionado periódicamente por el INCUCAI desde Octubre de 2003.

Patologías

Se describen las patologías más frecuentes que se atienden en el Servicio.

Fracturas

Es una patología que se atiende por el Servicio de guardia de traumatología, ya que el paciente llega con un cuadro agudo. Un hueso puede fracturarse ante un traumatismo (golpe), caída o torsión. Si el hueso fracturado atraviesa la piel, se denomina fractura expuesta o abierta. Si la fractura es expuesta está en contacto con gérmenes de la piel y el medio externo, por lo que la urgencia del tratamiento es mayor y el mismo es más delicado. Las fracturas pueden ser completas o incompletas (a esta última popularmente se la conoce como fisura), desplazadas o no desplazadas (si los fragmentos de la fractura están separados, se considera desplazada), estable o inestable, etc.
Las causas más frecuentes de fracturas óseas son: caída, accidentes automovilísticos, golpes directos y torceduras.
En líneas generales los síntomas que indica una fractura pueden ser: deformidad del miembro afectado; edema o tumefacción local (hinchazón), hematoma; dolor intenso; impotencia funcional (incapacidad o dificultad para mover la extremidad afectada). El médico se vale de la historia del accidente, el examen clínico y de imágenes para llegar al diagnostico y poder tomar una conducta terapéutica adecuada.
Tratamiento: el tipo de tratamiento varía según la clase de fractura y la región afectada. El mismo puede ir desde una la inmovilización con yeso, con o sin necesidad de reducción (alinear los fragmentos de la fractura), hasta un tratamiento quirúrgico.

Esquinces

Un esguince es una lesión de los ligamentos que le dan estabilidad a una articulación. Los ligamentos son fibras fuertes y elásticas que mantienen en contacto las superficies articulares. Cuando una articulación es forzada a moverse más allá de su límite normal, como sucede cuando se da una torcedura del tobillo, los ligamentos se estiran demasiado o se rompen, inflamándose y generando dolor articular. El tobillo y la rodilla son las articulaciones que más frecuentemente sufre este tipo de lesiones. Síntomas: Dolor articular, edema o tumefacción (hinchazón), e impotencia funcional (incapacidad para mover normalmente la articulación).
Tratamiento: depende del grado de gravedad del esguince, pudiendo clasificarse en tres grupos:

  • Grado I: distensión parcial del ligamento (tratamiento conservador: inmovilización, frio local, antiinflamatorios - analgésicos y fisioterapia)
  • Grado II: rotura parcial o total del ligamento (tratamiento conservador o quirúrgico).
  • Grado III: rotura total del ligamento con arrancamiento óseo (tratamiento quirúrgico).

Luxaciones

Una luxación ocurre cuando las dos superficies articulares de una articulación se separan en forma permanente, como consecuencia de una lesión capsuloligamentaria. La causa suele ser traumática aunque algunas veces pueden ser congénitas. El hombro es la articulación más propensa a las luxaciones.
Los síntomas para el diagnóstico son: edema o tumefacción local (hinchazón); impotencia funcional (incapacidad para realizar movimientos de la articulación) o dolor intenso. El médico se vale del examen físico, la anamnesis y las imágenes para llegar al diagnostico.
Tratamiento: se debe reducir la luxación (lograr nuevamente la congruencia articular) y, a continuación, realizar la inmovilización pertinente.

Lesiones de partes blandas

Bajo esta denominación se agrupan diversas lesiones que afectan a elementos del sistema músculo esquelético, no óseo, tales como músculos, tendones, ligamentos o meniscos. Este tipo de lesiones son frecuentemente producto de actividad deportiva o movimientos bruscos de una estructura articular. En términos generales hablamos de tendinopatias, lesiones ligamentarias, meniscopatias, fascitis, desgarros  o distensiones musculares.
El diagnóstico varía según el tipo de lesión, al igual que el tratamiento, que puede ir desde una inmovilización, reposo, crioterapia (frio local) y analgésicos – antiinflamatorios, hasta incluso requerir de una cirugía (Ej: rupturas del ligamento cruzado anterior o ciertas lesiones meniscales de rodilla).

Patologías de cadera

Este tipo de patologías son tratadas por los profesionales de la subespecialidad de cadera que presentan vasta experiencia en el tema.
La afección de cadera muchas veces es producto de la edad avanzada del paciente, siendo un ejemplo el desgaste articular que caracteriza a la artrosis. En otros casos se pueden producir lesiones traumáticas, o incluso pueden ser congénitas, como en la displasia congénita de cadera.
Dentro de las patologías más comunes que se abordan están las fracturas, luxaciones de cadera, coxartrosis, trocanteritis, necrosis avascular de cadera, displasia de cadera y tumoraciones.

Patologías del hombro

Son tratadas por los profesionales de la subespecialidad de Hombro y Codo que presentan vasta experiencia en el tema.
En general las lesiones de esta región son comunes por la gran movilidad que presenta el hombro y su constante uso. Muchas de las patologías están asociadas a accidentes durante la actividad deportiva, laboral o de tránsito.
Las más frecuentemente tratadas son: lesión del manguito rotador, síndrome de fricción subacromial, luxación glenohumeral, inestabilidad gleno-humeral, esguinces acromioclavicular, fractura de clavícula y fracturas de humero proximal.

Patologías de pierna, tobillo y pie.

Muchas de las patologías que afectan esta región están asociadas a accidentes durante la actividad deportiva, traumatismo, entorsis (torcedura), tumoraciones o a enfermedades sistémicas (artritis reumatoidea y gota).
Dentro de las más tratadas podemos mencionar: Fracturas cerradas y abiertas, esguince de tobillo, Espolón calcáneo – fascitis plantar, hallux Valgus, hallux rigidus, Pie plano, Dedos martillo y artrosis de tobillo.

Patologías del deporte

Este tipo de lesiones se producen en el deportista por diversos factores relacionados con la sobrecarga o sobre exigencia física, falta de entrenamiento, traumatismos o entorsis (torceduras).
Entre las lesiones más frecuentes podemos mencionar las distensiones y desgarros musculares, lesiones tendinosas (epicondilítis – codo de tenista, epitrocleítis – codo de golfista, rupturas del tendón de Aquiles), lesiones ligamentarias (lesión del ligamento cruzado anterior o posterior de la rodilla, esguinces de tobillo o rodilla), fracturas de clavícula y tobillo.

Patologías de columna

Los dolores cervicales, dorsales o lumbares (cervicalgia, dorsalgia y lumbalgia), son una de las consultas más habituales de la práctica médica habitual.
Entre las patologías más frecuentes se encuentran: cervico-dorso-lumbalgias; lumbociatalgia, lumbocruralgia, meralgia parestesica, espondilolistesis, espondilólisis, escoliosis, cifosis y discopatias.

Patologías de la mano y muñeca

Las manos son continuamente utilizadas, independientemente de la actividad que realice la persona. Este continuo uso muchas veces causa lesiones de desgaste o por exceso de movilidad, que a su vez generan dolor y molestias. También quedan expuestas frecuentemente a accidentes de trabajo o uso de maquinarias. Dentro de las patologías más frecuentes podemos mencionar: tendinitis, artrosis, síndrome del túnel carpiano, dedo en resorte, amputaciones, enfermedad de Dupuytren y tenosinovitis.

Prácticas

Reducciones de una fractura

Es un procedimiento cuyo objetivo consiste en alinear los fragmentos de una fractura desplazada, para recuperar la configuración anatómica original. Antes del procedimiento se debe realizar un examen físico y control por imágenes.
Existen dos tipos de reducción:

  •  Reducción cerrada o incruenta: el procedimiento se realiza sin requerir abrir las partes blandas (piel, TCS, músculo).
  • Reducción abierta o cruenta: para el procedimiento se requiere abrir las partes blandas (piel, TCS, músculo). La necesidad de realizar una reducción abierta surge cuando una fractura no puede reducirse en forma incruenta, por existir partes blandas interpuestas entre los fragmentos fracturados, o cuando la inestabilidad de la fractura provocaría que una vez reducida se desplace nuevamente con facilidad.

Estabilización de una fractura

Las fracturas pueden ser estables o inestables. Una vez reducidas por el método adecuado, los fragmentos óseos deben permanecer fijos hasta que se genera la consolidación de la fractura. Los modos de estabilización pueden ser:

  • Ortesis: valvas, férulas o yesos.
  • Osteosintesis: la estabilización se lleva a cabo mediante el uso de tornillos, clavos, placas, clavo – placa, clavos endomedulares o grampas.
  • Osteodesis: se realiza la estabilización percutánea mediante el uso de clavijas.

Reducción de luxaciones articulares

En las reducciones de luxaciones se trata de recomponer la estructura de la articulación que salió de su posición correcta:

  • Reducción incruenta: es urgente en las luxaciones recientes y, si es preciso, se realiza bajo anestesia. Se utilizan maniobras suaves, cuyo objetivo es relajar los grupos musculares contracturados, haciendo penetrar la extremidad luxada por el desgarro capsular y llevándola a su lugar correcto. Luego se coloca un vendaje ligero, para mantener el miembro en reposo y evitar la rigidez. Se sigue con tratamiento kinesiológico y movilización precoz.
  • Reducción cruenta: se lleva a cabo en las luxaciones habituales, recidivantes y aquellas que no se consiguen reducir con las maniobras anteriores. Se restituyen los extremos óseos y se sutura la cápsula articular.

Confección de férulas digitales, distintos tipos de valvas y yeso circulares.

Para la inmovilización de diversas lesiones, como fracturas, esguinces o tendinopatias, cotidianamente se colocan yesos, férulas o valvas. Estos se utilizan para estabilizar los fragmentos óseos de una fractura y proteger los tejidos blandos inflamados o lesionados, de modo de reducir el dolor, la tumefacción y/o alinear una fractura mientras el organismo resuelve el problema.
Las férulas (medios yesos), brindan menos apoyo que los yesos completos, pero son los elegidos para cuando las partes blandas están muy tumefactas (hinchadas). El médico decidirá qué tipo de soporte es el más conveniente según la lesión.
Luego de la aplicación de una férula o yeso, es muy importante elevar el miembro inmovilizado durante las 48-72 horas siguientes, ya que reduce significativamente la inflamación y el dolor, a la vez que acelera el proceso de curación.

Onicectomias

La onicectomía es la remoción de una o más uñas afectadas por alguna patología típica de la región.
La onicocriptosis (uña encarnada) es una onicopatía mecánica, causada por la penetración de los bordes laterales de la lámina ungueal en las partes blandas de los primeros ortejos y suele acompañarse de infección.
Es una patología frecuente, tanto en hombres como mujeres, con mayor frecuencia en la adolescencia y en el adulto joven. Es en general una patología crónica, dolorosa y que afecta en forma importante la calidad de vida de quienes la padecen. Es casi exclusiva del primer dedo del pie; puede ser uni o bilateral; la lámina ungueal se introduce en las parte blandas vecinas, causando levantamiento del tejido periungueal.
Si la infección agregada es intensa, causa deformación granulomatosa de la región periungueal, acompañándose, en algunos casos, de inflamación intensa y formación de pus. Cuando esto sucede es necesario realizar un drenaje del material purulento e indicar antibióticos (generalmente Cefalexina) para combatir la infección.
La onicectomía es un procedimiento quirúrgico simple, ambulatorio, que necesita cuidados posteriores como higiene de la zona, reposo deportivo, AINES, ATB, y control evolutivo.

Suturas y curaciones de heridas

En la guardia del Servicio de Traumatología frecuentemente se realizan procedimientos de suturas de heridas, causadas por elementos cortantes o traumatismos.
Las heridas traumáticas o punzo-cortantes (que no son producto de cirugías), requieren un cuidado más delicado, ya que las probabilidades de infección son mayores que aquellas heridas quirúrgicas.
Las suturas que se utilizan pueden ser reabsorbibles o no, según el plano a suturar y la elección del médico. Además existen distintos tipos de puntos de sutura, dependiendo del área del cuerpo, el tipo de herida, la contextura del paciente, y la elección del profesional.
En algunas heridas contaminadas o infectadas de bordes anfractuosos, como puede suceder en una mordedura de perro, las heridas no se deben cerrar, y si se sutura, solo se deben realizar unos puntos de aproximación. Además es importante valorar la terapéutica antitetánica, antirrábica y antibiótica según cada caso.
Los cuidados postquirúrgicos de los pacientes operados en el Hospital también se realizan por guardia, con citación del médico especialista. Allí se lleva a cabo la curación de la herida y la posterior extracción de puntos (si hubo) en el momento adecuado (generalmente a los 14 días).

Retiro de cuerpo extraño

El cuerpo extraño es una consulta muy frecuente en el ámbito traumatológico. Es importante que el médico evalúe visualmente el área de ingreso del mismo. Se debe conocer la claramente la anatomía de la región afectada y es bueno saber el material de lo que se compone el cuerpo extraño. Dependerá de la localización y de la constitución la urgencia de su retiro.
Este procedimiento muchas veces se vuelve complejo, por lo que en alguna oportunidades se requiere realizar el retiro en quirófano, bajo anestesia y haciendo uso del intensificador de imágenes.

Toilette o limpieza quirúrgica

Luego de una cirugía, fractura expuesta o herida traumática, puede ocurrir que con el tiempo la zona de la herida presente signos de infección (dolor, supuración, hinchazón, aumento de la temperatura local y eritema). En estos casos se valorará la necesidad de realizar una limpieza o toilette quirúrgica mediante la reapertura de la herida y lavados profusos con solución fisiológica.
Como complemento se realiza tratamiento analgésico, antibióticos y si resulta necesario se completa el esquema antitetánico.
Cuando una fractura es abierta o expuesta, debe realizarse una toilette en dos tiempos (1° sucio, y 2° limpio) en quirófano.
Posterior a la toilette se colocará un vendaje y si es necesaria una ortesis pertinente. Luego se evaluará evolutivamente hasta su curación.

Artroscopía simple y compleja (hombro, rodilla, tobillo, muñeca).

La palabra Artroscopía proviene de ARTHROS (articulación) y SCOPIAH (mirar). Es una técnica quirúrgica mediante la cual es posible abordar las cavidades articulares mediante pequeños portales (incisiones) y observar dentro de ellas. A través de la utilización de un instrumento óptico (artroscópico), dilatando la articulación con diferentes soluciones liquidas e iluminando la misma con una potente luz, es posible examinar y tratar diferentes patologías articulares.
Las patologías pasibles de tratamiento artroscópico son: extracción de cuerpos libres articulares, plástica de ligamento cruzado anterior y posterior de rodilla, menisectomia (resección de lesiones meniscales), lateral release, lavados articulares, tratamiento del síndrome de fricción subacromial, inestabilidad gleno-humeral, entre otras. Además puede utilizarse la artroscopía como un método diagnóstico.

Artroplastía (hombro, cadera, rodilla, tobillo).

La artroplastia es un procedimiento quirúrgico que se realiza para sustituir una articulación dañada por una fractura, alteración vascular, osteonecrosis o desgaste artrósico.
En las artroplastias se realiza el reemplazo de la superficie articular por materiales artificiales, pudiéndose reemplazar solo un elemento articular (hemiartoplastía) o ambas superficies articulares (artroplastia total). La elección del procedimiento dependerá fundamentalmente del tipo de fractura, grado de actividad, edad, comorbilidades (enfermedades), grado de degeneración artrósica y de la situación social del paciente.

Cirugías de revisión

Las cirugías de reemplazo articular de cadera y de rodilla son procedimientos con tasas de éxito muy altas. Este tipo de cirugías ayudan a disminuir el dolor causado por el deterioro del cartílago articular en estas regiones, mejorando la calidad de vida del paciente.
En algunas ocasiones la colocación de la prótesis falla y debe realizarse una segunda cirugía, denominada de revisión.

Existen factores del paciente que predisponen al fallo de un reemplazo articular, como por ejemplo obesidad, actividades de alto impacto o de sobrecarga, consumo de alcohol o drogas, abandono social, etc.

Este tipo de cirugía de revisión implica tres pasos:

  1. Remover la prótesis colocada en la primera cirugía .
  2. Reconstituir la reserva ósea mediante el uso de injerto o sustituto óseo cuando es necesario.
  3. Colocar el implante protésico nuevo.

En general, las causas por las cuales se requiere una reintervención (cirugía de revisión) de una artroplastia de cadera o rodilla son aflojamientos asépticos, infección, luxación y fracturas periprotésicas.

Artrodesis

Se basa en la fusión de dos huesos que previamente se articulaban. Con la artrodesis se pierde la movilidad de la articulación a la vez que se logra reducir el dolor.
Los ejemplos clásicos son la artrodesis subastragalina, interfalangicas de dedos de manos y pies  y la artrodesis de columna.

Osteosíntesis

Es un tratamiento quirúrgico de fracturas, las cuales son reducidas y fijadas en forma estable. Para esto se utilizan diferentes elementos tales como placas (de diversas clases), clavos y tornillos.
La osteosíntesis con placas están indicadas en casos como fracturas articulares donde se debe realizar una reducción anatómica muy precisa; fracturas metafisarias y epifisarias o fracturas del antebrazo.

Tratamiento fisio-kinesio-terapico - reeducación postural.

Este tipo de práctica se realiza en conjunto con el Servicio de Kinesiología y Rehabilitación.
El seguimiento del paciente entre ambos servicios ayuda a una pronta y adecuada recuperación.

Punciones articulares

Una punción articular se lleva a cabo mediante la extracción de una muestra de líquido sinovial con el fin de diagnosticar, por ejemplo, un cuadro infeccioso de una artritis séptica. La realización de la misma no es de rutina, sino que tiene indicaciones precisas. Algunas veces se puede usar la punción articular como método terapéutico.
Normalmente el líquido articular es incoloro o ligeramente amarillo y transparente. Según su aspecto a simple vista se pueden realizar algunos diagnósticos: La turbidez o un color amarillo intenso indica
un proceso inflamatorio, un aspecto blancuzco indica presencia de uratos (típica de la artritis gotosa);  y un color rojo es consecuencia en general de traumatismos articulares (hemartrosis).
En cuanto a su composición química se estudia presencia de proteínas, glucosa y pH. Se tiene en cuenta también la presencia de células anormales y /o cristales de colesterol. Se realizan, al mismo tiempo, cultivos microbiológicos con el fin de cuantificar y clasificar la posible presencia de microorganismos, como también antibiogramas para saber q que antibiótico son resistentes y a cuales sensibles.

Infiltraciones

El objetivo de las infiltraciones consiste en aliviar o eliminar el dolor y la inflamación de una región, recuperar la limitación funcional, acelerar la evolución de un proceso y disminuir la necesidad de tratamientos más invasivos. Este tratamiento consiste en la introducción de antiinflamatorios (corticoides) con una jeringa en una parte del organismo (rodilla, hombro, fascia plantar, tendón de Aquiles, tendón de la pata de ganso, etc.).

Equipamiento

Computadoras con sistema en red

En todos los consultorios, tanto de policlínica como de la guardia, se encuentran instaladas computadoras conectadas al servidor central del Hospital, lo cual facilita el acceso a la historia clínica del paciente y a los resultados del laboratorio y del diagnóstico por imágenes. Luego de cada consulta la historia clínica del paciente se actualiza agregando los datos nuevos, con el fin de poder realizar un seguimiento global de cada persona. Al mismo tiempo se aceleran así los tiempos de espera y de atención a los pacientes.

Instrumental quirúrgico

Cada equipo de las distintas subespecialidades cuenta con cajas de instrumentación propias, equipadas con todo el instrumental de última generación necesario para cada tipo de cirugía. Además el Hospital cuenta con instrumental extra en caso de imprevistos o de urgencias quirúrgicas.

Torres de artroscopía

Para la realización de cirugías artroscópicas, el servicio cuenta con dos Torres de artroscopía equipadas con monitor, fuente de luz, sistema de óptica, foto-video, printer, cámara de video digital y panel de instrumental motorizado. Las cámaras son fáciles de manipular e incluyen botones que permiten al cirujano la impresión de fotografías, las grabaciones en vídeo o la ampliación de determinados campos. Los artroscópios más grandes se usan en articulaciones de mayor tamaño, los de pequeño diámetro permiten una mayor maniobrabilidad dentro de la articulación y son útiles en la muñeca y el tobillo.

Mesas de tracción

La mesa de tracción es una camilla especial de cirugía donde se coloca al paciente en diversos procesos quirúrgicos (por ejemplo en fracturas laterales de cadera, para realizar una reducción lo más anatómica posible y así facilitar la osteosíntesis con un clavo endomedular o de un DHS). Facilita el trabajo del traumatólogo y ofrece, además, una comodidad para el paciente en diversas posiciones.

Elementos ortopédicos en guardia

Muletas, férulas, sillas de ruedas, cuellos, botas Walker, entre otros.

Preguntas Frecuentes

Lumbalgia

¿Qué es la lumbalgia?

Es un síntoma que comprende al dolor en la región lumbar, aunque ocasionalmente también puede referirse a la región glútea o a los muslos. Es el segundo motivo de consulta después de la gripe.
La mayoría de las publicaciones la refieren como una enfermedad autolimitada, que mejora en un 80% en las primeras dos semanas. Existen factores fisiológicos y emocionales que influyen directamente, en particular la depresión.

Las causas posibles incluyen lesiones musculares, discales y facetarías, las cuales dan origen a los síntomas. Existen dolores lumbares que no están originados en la columna, como las patologías renales (cálculos) o vasculares (aneurismas abdominales).

Prevención

Existen varios factores claramente identificados como predisponentes. Se comprobó que el tabaco incrementa la incidencia de lumbalgia y hernias de disco. Hay estudios que hallaron un incremento hasta 3 veces mayor de sufrir hernias de disco lumbares en fumadores, y 3,9 veces de sufrir hernias de disco cervicales. Los tratamientos, tanto conservadores como quirúrgicos, tienen menor suceso que en los pacientes no fumadores.

También caerse o levantar cosas pesadas muchas veces generan síntomas en columnas previamente afectadas. La postura tiene un efecto sobre la presión discal, demostrado en numerosos estudios.

Alternativas en el tratamiento conservador de la lumbalgia

La mejor estrategia combina intervención activa del paciente junto con educación y rehabilitación. Existe un consenso general acerca del descanso en cama: no debe ser superior a los dos días. La medicación incluye antiinflamatorios, relajantes musculares, corticoides y opioides leves.

La terapia física, el fortalecimiento y la reeducación postural global demostraron ser el tratamiento más beneficioso, siempre bajo la supervisión de un médico por un período superior a los seis meses.
Se deben evitar las órtesis en forma permanente porque -aunque proveen una inmovilización segmentaria- no alteran el curso natural de la enfermedad.

Las inyecciones selectivas epidurales, transforaminales y sacroilíacas componen el arsenal terapéutico mínimamente invasivo.

Alternativas en el tratamiento quirúrgico

Actualmente las artrodesis posterolaterales son instrumentadas con tornillos y barras aumentando así las tasas de fusión y la satisfacción del paciente, disminuyendo la tasa de complicaciones.

La artrodesis anterior intersomática es otra alternativa terapéutica, la cual exige un abordaje anterior abdominal combinado con un pequeño abordaje posterior.

La artrodesis circunferencial aumenta las tasas de fusión sin tener diferencia estadística en los scores clínicos.

Las prótesis o artroplastias discales son quizás lo más novedoso en cirugía de columna, pero numerosos estudios comparativos entre tratamientos convencionales y artroplastias, no han conseguido demostrar un beneficio estadístico a favor de las mismas.