Info Salud HA

Compartir

Todo lo que tenés que saber sobre la anestesia

¿De qué se ocupa la anestesiología?

La anestesiología es la ciencia médica que se ocupa del alivio del dolor y el cuidado global del paciente quirúrgico antes, durante y después de la cirugía. El término anestesia significa ausencia de sensibilidad y sensación. Gracias a las condiciones de máxima seguridad que le ofrecen la tecnología y la ciencia médica actuales, el paciente puede ser operado sin percibir ningún tipo de dolor, permanezca o no despierto durante la anestesia e independientemente del tiempo que dure su intervención.

En la actualidad, la especialidad incluye otras áreas de actuación además del quirófano en las cuales el anestesiólogo forma parte de un equipo: el manejo de pacientes críticos y politraumatizados, el manejo del dolor crónico, el alivio del dolor en el parto, la asistencia de ciertos procedimientos y situaciones de emergencia.

¿Qué tipos de anestesia existen y cómo se practican?

Los tipos de anestesia más frecuentemente utilizados son:

  • General: el paciente permanece profundamente dormido, inconsciente y no recibe ningún tipo de sensación. Se trata de una situación controlada y reversible, en la cual se emplea un número variable de fármacos. El anestesiólogo calcula permanentemente las dosis para ajustar el nivel de anestesia a las necesidades de la intervención y a las características de cada paciente. Además, emplea una serie de técnicas para mantener la respiración y la circulación dentro de los límites normales, asistido por un sofisticado equipo electrónico de monitoreo. Una vez finalizada la intervención, el anestesiólogo revierte el efecto de la medicación anestésica o simplemente suspende su administración. El paciente recobra la conciencia y el control de sus funciones vitales en un plazo que varía según el paciente y la intervención.
  • Regional: consiste en bloquear (impedir la transmisión de información nerviosa) uno o más nervios de una zona o región del cuerpo. Puede usarse sola o en combinación con una sedación o una anestesia general, dependiendo del caso. El resultado de esto es que el paciente no sentirá dolor en la zona que estén operando. Para ello, el anestesiólogo inyecta una determinada solución de anestésico cerca de los nervios que reciben la sensibilidad de dicha zona. El paciente permanece despierto o con una sedación ligera, pero no tiene dolor.
  • Local: consiste en colocar anestésicos en alguna parte del cuerpo para que ésta se vuelva insensible por un tiempo. En general se requiere más de una inyección en la zona a anestesiar. Se emplea para intervenciones menores que involucren pequeñas partes del cuerpo. A veces la aplica el propio cirujano.
  • Sedación: consiste en un estado de adormecimiento y relajación que permite que ciertos procedimientos puedan realizarse sin dolor o molestias. Esto se consigue mediante la inyección de ciertas drogas a través del sueroLa sedación puede utilizarse como único método de asistencia anestésica (por ejemplo en una Endoscopía digestiva) o como complemento de una anestesia general, local o regional.

¿Cuál es el rol del anestesiólogo dentro del quirófano?

El anestesiólogo será su médico de cabecera dentro del quirófano, por ello debe conocer en profundidad el estado de salud del paciente previo a la anestesia.

No todas las anestesias son iguales, son importantes la edad del paciente, medicación recibida, horas de ayuno, etc., así como el tipo de cirugía a que se someterá.

En la visita preanestésica le hará un interrogatorio, un examen físico, se revisarán los exámenes complementarios e interconsultas y se evaluará la necesidad o no de realizar otros. Esta valoración le permitirá al paciente enfrentar el procedimiento quirúrgico en las mejores condiciones físicas posibles. Además, su anestesiólogo le informará sobre las distintas técnicas anestésicas con las que podrá resolver su caso.