Info Salud HA

Compartir

¿Qué es la cirugía metabólica o cirugía para la diabetes?

Dr. Rudolf Von Buxhoeveden - Servicio de Cirugía 

¿Por qué la diabetes está asociada con el sobrepeso?

La Diabetes tipo 2 está muy relacionada al sobrepeso y la obesidad.
Todo lo que comemos se convierte en energía para el cuerpo. Cuando ingerimos alimentos como carbohidratos o azúcares simples, aumenta la concentración de glucosa en sangre. Para bajar esos niveles, el páncreas produce una hormona, la insulina, la cual es necesaria para que las células puedan aprovechar la glucosa.

El abuso de alimentos ricos en azúcares trae como consecuencia que el páncreas se agote y produzca menos insulina, lo cual significa que las células no podrán incorporar la glucosa. Además, con la obesidad se produce un fenómeno llamado resistencia a la insulina, el cual provoca que la glucosa, aunque haya insulina, no pueda introducirse a la célula. Esto hace que suban los niveles de glucosa en sangre y en forma crónica se desarrolle la Diabetes.

La cirugía bariátrica como antecedente de la cirugía metabólica

La cirugía bariátrica ha evolucionado como el tratamiento de elección para los pacientes con obesidad mórbida, logrando descensos de peso importantes que se pueden mantener en el tiempo con mayor facilidad y mejorando la salud y la calidad de vida.
La efectividad de la cirugía se ha traducido en un crecimiento exponencial en el número de intervenciones quirúrgicas de este tipo. Esto ha ampliado la lista de candidatos para estos tratamientos.

Se denomina “cirugía metabólica” cuándo estas técnicas quirúrgicas son aplicadas en pacientes (aún sin ser obesos mórbidos que padecen diabetes tipo II) que no logran alcanzar los niveles azúcar en sangre a pesar de un correcto tratamiento médico. 

¿Qué es? ¿En qué consiste esta intervención?

La intervención metabólica por excelencia es actualmente el Bypass gástrico en y de Roux. Esta técnica consiste en crear una pequeña bolsa gástrica (de aproximadamente 20 a 30cc de capacidad) que restringe la cantidad de alimento que se ingiere y suma una menor absorción de nutrientes y un estímulo diferente del alimento ingerido en el intestino distal gracias a saltear (“bypass”) una porción del intestino delgado. Se realiza por vía laparoscópica, en general no supera las dos horas de cirugía y los pacientes permanecen internados solamente dos días.

¿Qué debo tener en cuenta antes de la cirugía?

Antes de la cirugía, usted debe tener conocimiento de los pro y contras del procedimiento. Debe discutirlos seriamente con los miembros de su familia y con nuestro grupo multidisciplinario con el objetivo de estar completamente consciente de las posibles complicaciones, riesgos, indicaciones y resultados.

 ¿Cómo planificar el tratamiento?

  1. Consulta con cirujano.
  2. Consulta con nutricionista.
  3. Consulta con dietóloga.
  4. Evaluación psicológica.
  5. Consulta con endocrinología

Se confecciona la historia clínica inicial del paciente, y se evalúa la indicación quirúrgica.

Luego del apto de todos los profesionales intervinientes en la evaluación, y de que el paciente haya logrado bajar aproximadamente un 10% de su peso, se programa la cirugía.

¿Cómo será mi alimentación luego de la cirugía?

Después de la cirugía no se le permitirá ingerir nada por boca. La ingesta se inicia con sorbos de agua el día después de la cirugía. El aporte de líquidos y medicación necesaria será a través de una vía intravenosa que se colocará en el acto anestésico. La medicación que usa habitualmente se reanudará en forma progresiva según indicación del equipo tratante. Cuando tolere la dieta líquida correctamente se le retirara la vía endovenosa,  y podrá continuar su recuperación en su domicilio.

¿Cómo me tengo que cuidar luego de la operación?

Es muy importante que el paciente mantenga una vida activa. Se sentirá mejor y disminuirá los riesgos de complicaciones. Debe caminar durante 20 minutos por día. Se indicará una dieta líquida hasta el control con su cirujano.
En general a los 15 días el paciente está en condiciones de retomar su actividad laboral y de iniciar actividad física.
El paciente deberá seguir un plan de alimentación supervisado y progresivo.