Tipos de Cáncer

Compartir

Mieloma Múltiple

Información básica

El mieloma múltiple (MM) es un tipo de cáncer que afecta a la médula ósea, el sistema formador de sangre del organismo. Las células plasmáticas (un tipo de glóbulo blanco) se tornan anormales y se multiplican rápidamente, lo que dificulta la producción de células sanguíneas normales. El crecimiento excesivo de células malignas en la médula ósea también puede debilitar los huesos, especialmente en la espalda y las costillas, con aparición de dolor y fracturas óseas.

Prevención

Si bien es una de las patologías malignas más frecuentes de la sangre, es un tipo de cáncer infrecuente. Aunque se desconoce su causa exacta y por lo tanto no hay factores de riesgo evitables, el MM puede controlarse en la mayoría de los pacientes, a veces durante muchos años.

El desarrollo de fármacos novedosos ha ayudado al controlen un mayor número de pacientes y se ha asociado a una mayor supervivencia. Sin embargo, no hay pruebas rastreo disponibles en la actualidad.

Población de Riesgo

Los pacientes diagnosticados MM no suelen manifestar síntomas en las primeras fases de la enfermedad. Los signos ante los que hay que estar alerta comprenden:

  • Fracturas: Debido al compromiso del hueso por el MM, éste se debilita y puede fracturarse. Esto puede también generar dolor óseo.
  • Cansancio: Por afectación de la médula ósea se puede generar una disminución de los glóbulos rojos (anemia), de los glóbulos blancos y de producción de defensas, lo que predispone a
  • Aumento del calcio o insuficiencia del riñón: Estos cuadros pueden identificarse con un análisis de sangre. El MM produce una proteína patológica que puede generar aumento de la viscosidad de la sangre y favorecer episodios de trombosis.

Diagnóstico

Existen diversos procedimientos, todos estos permiten realizar una estadificación para determinar la cantidad de enfermedad presente en el organismo y su localización. Esta información permite decidir la mejor forma de tratar el MM:

  • Pruebas de laboratorio: Éstas incluyen análisis de sangre y orina para determinar los niveles de calcio y las variaciones de la concentración de diferentes proteínas anormales que produce el mieloma. En la sangre, estas proteínas se denominan “paraproteínas” y en la orina, “proteína de Bence-Jones”. Estas paraproteínas se determinan en la sangre mediante una prueba denominada electroforesis de proteínas séricas. La proteína de Jones-Bence se mide en la orina mediante la recolección de una muestra de orina de 24 horas y la realización de una electroforesis de proteínas urinarias.
  • Estudio de médula ósea: El aspirado y biopsia de la médula ósea son técnicas que se utilizan para determinar el número de células plasmáticas. Una médula ósea normal contiene menos de un 5% de células plasmáticas, mientras que, en el mieloma, las células plasmáticas representan más del 10% de las células producidas.
  • Biopsias de tejidos extra óseos: Pueden ser necesarias para algunos tejidos comprometidos por el MM.
  • Estudios por imágenes: Se realizan para valorar la magnitud del compromiso óseo (tomografía computada, resonancia nuclear magnética, tomografía por emisión de positrones).

Tratamiento

El tratamiento depende, en general, del estadio de la enfermedad, de los tratamientos previos y de la respuesta del paciente. El mieloma múltiple suele tratarse con quimioterapia, aunque también puede utilizarse radioterapia, tanto para destruir el MM como para aliviar el dolor de la columna vertebral y otras regiones. Algunos pacientes requieren, como parte de su tratamiento, quimioterapia en dosis altas o radioterapia seguida de un trasplante de células madre.

Existen numerosas opciones terapéuticas y combinaciones de medicaciones (quimioterápicos convencionales, inmunomoduladores, corticoides, anticuerpos monoclonales, inhibidores de elementos celulares de función anómala en el MM -Ej. Proteasoma-). El tipo de tratamiento propuesto se adaptará al tipo de mieloma, al objetivo terapéutico y al enfermo en particular.

Instituto de Oncología