Tipos de Cáncer

Compartir

Piel

Información básica

El melanoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células que le dan color a la piel (melanocitos). De los cánceres de piel conocidos (epiteliomas espinocelular y basocelular) es el más grave ya que puede diseminarse con frecuencia a través de los ganglios linfáticos y/o la sangre.

La mayoría de los melanomas son cutáneos, pero se los puede encontrar en la mucosa nasal, oral, faríngea, vaginal, anal y en el ojo. Muchos de los melanomas se originan en lunares o simulan serlo, por lo cual es importante conocer el tamaño, color y localización de sus lunares para poder detectar cambios en los mismos o la aparición de otros nuevos.

A pesar de que el melanoma es la principal causa de muerte debida a cáncer de piel, gran parte ellos pueden ser tratados exitosamente si son detectados en estadios tempranos.

Prevención

Se puede prevenir siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Evitar exposición directa al sol en las horas cercanas al mediodía (10 a 15 hs.)
  • Usar ropa adecuada durante las exposiciones prolongadas (camisas de manga larga, pantalones, sombreros de ala, etc.)
  • Aplicar protectores solares con factor de protección 30 o mayor y repitiendo la aplicación durante el día (cada 2 hs).
  • No exponerse a lámparas o camas solares.
  • Controlar su piel anualmente con su dermatólogo.
  • Realizar el autoexamen de la piel, utilizando espejos y reconociendo los lunares, pecas y manchas de nacimiento es el mejor control que podés realizar.

Población de Riesgo

Nadie está exento de padecer un melanoma, inclusive las personas de piel negra. Los factores de riesgo son:

  • Raza blanca, principalmente con ojos azules/verdes y rubios/pelirrojos.
  • Exposición excesiva al sol, incluyendo a quienes trabajan al aire libre y a los que lo hacen en forma recreativa.
  • Exposición aguda e intensa al sol (tomar sol excesivamente).
  • Historia familiar de melanoma aumenta el riesgo.
  • Gran cantidad de lunares (50 o más) o lunares que no cumplan con la regla ABCD (ver más adelante).

El riesgo se incrementa con la edad.

Diagnóstico

Ante la sospecha de melanoma, el médico debe realizar una biopsia. Existen distintos tipos de biopsias, dependiendo del tamaño y ubicación de la lesión, el médico seleccionará la más adecuada.

Todas las biopsias se realizan con anestesia local. La muestra tomada con la biopsia es examinada en el laboratorio de patología, obteniéndose el resultado en aproximadamente 3 a10 días.

Tratamiento

El tratamiento más adecuado depende del estadio de la enfermedad, entre las opciones se encuentran:

  • Cirugía: resección con márgenes de seguridad según la profundidad de la lesión.
  • Biopsia de ganglio centinela: se realiza en los estadios intermedios para saber si existe diseminación ganglionar.
  • Resección del grupo ganglionar regional: indicado en los casos en que se constata compromiso ganglionar, ya sea en la biopsia por punción con aguja fina de un ganglio palpable o por el resultado del estudio anatomo-patológico del ganglio centinela.

Los tratamientos complementarios a la cirugía en los pacientes con ganglios positivos son controvertidos. Sus ventajas y riesgos deben consultarse con el médico oncólogo.

En los pacientes con melanoma avanzado (metástasis en órganos distante) deberá evaluarse primariamente la posibilidad de la cirugía para extirpar metástasis resecables.

Instituto de Oncología