mayo 2021

Hipertensión arterial

Mitos y verdades de esta patología que afecta a 3 de cada 10 personas.

Hipertensión arterial

La Dra. Paula Catalano, especialista en Hipertensión de nuestro Servicio de Cardiología, nos comparte algunos mitos y verdades de esta patología crónica frecuente que suele pasar inadvertida.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

Esta afección cardiovascular no suele presentar síntomas en sus primeros estadíos y, si bien es más frecuente en hombres mayores de 40 años, también es padecida por mujeres y personas de cualquier edad.

Debido a su prevalencia y sus condiciones asintomáticas, es muy importante generar conciencia sobre esta enfermedad, y saber cómo cuidarnos mejor y cuándo consultar a un especialista.

La Dra. Catalano esclarece algunas afirmaciones que se han instalado en el imaginario popular sin sustento científico.

 

  • Mito 1

“Las mediciones de presión en el consultorio médico son las únicas que importan”.

Falso: Las mediciones sea por presurometría (estudio de 24hs de presión arterial) o con equipos automáticos validados realizadas en forma metódica por el paciente en su casa, son de un enorme valor para el diagnóstico y seguimiento del paciente hipertenso.

 

  • Mito 2

“La medicación de la presión se toma sólo cuando hay registros altos”.

Falso. La hipertensión arterial es una enfermedad crónica que se trata con medidas farmacológicas y no farmacológicas. Dentro de las medidas farmacológicas, los remedios para la presión deben tomarse todos los días. No se indican sólo para cuando la presión se encuentre en valores altos.

 

  • Mito 3

“Si tengo hipertensión arterial pero no tengo síntomas y mi presión está controlada, puedo dejar de tomar la medicación”.

Falso. La hipertensión arterial no presenta síntomas. Es una enfermedad silente que afecta en forma crónica al corazón, riñones, cerebro, ojos y sistema vascular. Por lo tanto, se deben realizar los controles que el médico de cabecera considere pertinentes y, en base a eso, se determinará la necesidad de empezar a discontinuar el tratamiento antihipertensivo.

 

  • Mito 4

“Yo como sin sal porque no le agrego sal a la comida”.

Falso. La recomendación es que los pacientes hipertensos hagan una dieta baja en sodio. Pero no agregar sal a las comidas no es sinónimo de comer sin sal. Por ejemplo, los alimentos procesados (todo lo que viene en envases) y las gaseosas y jugos son altos en sodio.

Por el contrario, los alimentos naturales como frutas, verduras y legumbres son bajos en sodio. Por eso, lo mejor es preparar uno mismo en casa todo lo que se come para controlar que, efectivamente, los alimentos sean bajos en sodio.

 

  • Mito 5

“Si tengo hipertensión arterial no puedo hacer ejercicio con peso”.

Falso. Estudios de investigación han demostrado que los ejercicios que se realizan con peso moderado también pueden contribuir al descenso de la presión arterial, sobre todo si se combinan con ejercicios aeróbicos (caminatas, andar en bicicleta o bailar).

 

  • Mito 6

“En mi familia son todos hipertensos, entonces yo no puedo hacer nada para no tener esta enfermedad”.

Falso. Es cierto que la hipertensión arterial tiene un gran componente genético (lo que se conoce como herencia). Es decir, existen antecedentes familiares que predisponen tener esta enfermedad.

Pero, en muchos casos, tener hábitos de vida saludables puede prevenir el desarrollo de esta enfermedad.

Algunos de ellos son:

*Tener una alimentación saludable (variada y natural).

*No utilizar sal agregada.

*Realizar ejercicio de forma regular.

*Realizar prácticas de respiración, meditación o mindfulness.

*Consumir alcohol de forma moderada.

*No fumar.

*No excederse en el consumo de mate, café o té.

Por último, si tenés dudas sobre tu salud cardiovascular, o considerás que por tu edad, antecedentes familiares o hábitos poco saludables podés tener Hipertensión, no dudes en realizar una consulta presencial o por Videoconsulta con nuestro equipo de Cardiología.

Para reservar un turno, ingresá al Portal o APP, y seleccioná la especialidad “Hipertensión”.