Info Salud HA

Compartir

Día Mundial Sin Tabaco ¿Cómo controlar la epidemia?

Dra. Elisa Behrmann - Servicio de Neumonología 

 

El 31 de mayo se celebra, como cada año, el Día Mundial Sin Tabaco para poner de relieve los grandes riesgos asociados al tabaquismo y fomentar políticas eficaces para disminuir su consumo. El lema para este año es Tabaco y Cardiopatías, buscando llamar la atención sobre los siguientes puntos:

  • Concientizar a la población sobre las consecuencias para la salud cardiovascular del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  • Poner de relieve la relación entre el consumo de productos de tabaco , las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares.
  • Proporcionar a los gobiernos y al público en general, la posibilidad de comprometerse para promover la salud cardíaca protegiendo a las personas del consumo de tabaco.
  • Estimular a los países a reforzar la aplicación de las medidas MPOWER de lucha contra el tabaco que establece la OMS, cuya eficacia está demostrada.

Riesgos del tabaquismo

El consumo de tabaco es un factor de riesgo importante de cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular y vasculopatía periférica. Entre los datos epidemiológicos encontramos:

  • Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte y el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno contribuyen a cerca del 12% de las defunciones por cardiopatías.
  • El consumo de tabaco es la segunda causa de enfermedades cardiovasculares, después de la hipertensión arterial.
  • La epidemia mundial de tabaco causa 7 millones de muertes cada año, de las cuales 900.000 corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno.
  • Cerca del 80% de los más de 1000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con el tabaco.

Medidas de control de la epidemia

El Convenio Marco de Control del Tabaco (CMCT) es el primer Tratado Internacional de Salud Pública que establece medidas eficaces y efectivas desde el punto de vista del costo para controlar la epidemia de tabaquismo. Es un convenio de las naciones para reducir los efectos negativos sobre la salud y las economías que puede ser de utilidad para que los gobiernos contribuyan a reducir el consumo y protejan a sus ciudadanos.

Éstas son las medidas MPOWER de la OMS que están en conformidad con el CMCT:

  • Monitor: vigilar el consumo de tabaco y aplicar políticas preventivas.
  • Protect: proteger a la población de la exposición al humo del tabaco, prohibiendo el consumo de este producto en los espacios públicos cerrados, los lugares de trabajo y los transportes públicos.
  • Offer: prestar apoyo para abandonar el hábito tabáquico mediante ayudas generalizadas a todos los fumadores y con cobertura de costos, que incluyan un breve asesoramiento ofrecido por trabajadores sanitarios y líneas telefónicas nacionales de ayuda, sin costo para el usuario.
  • Warn: advertir de los peligros del tabaco utilizando un empaquetado neutro/normalizado y/o grandes advertencias sanitarias gráficas en todos los paquetes de tabaco, y llevar a cabo campañas eficaces en los medios de comunicación para advertir a la población de los daños que causa el consumo de este producto y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  • Enforce: prohibir toda forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.
  • Raise: aumentar los impuestos a los productos de tabaco y hacer que sean menos asequibles.

El CMCT es considerado un indicador específico de cumplimiento de nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible y del Plan Global para reducir las Enfermedades Crónicas No Transmisibles. Su ratificación es un requisito para dar cumplimiento a las metas de desarrollo y contribuir a reducir la pobreza. Asimismo, provee herramientas para aumentar la transparencia del Estado y contrarrestar los intentos de la industria tabacalera de socavar y desvirtuar las políticas de control de tabaco.

Hasta la fecha son 180 países los que han ratificado el Convenio Marco del Control del Tabaco. Argentina es uno de los pocos países que, pese a haberlo firmado en 2003, aún no lo ha ratificado.

El tratado contempla medidas de protección para los pequeños productores tabacaleros, sus fuentes de trabajo y sus condiciones de vida, medidas para promover la diversificación de cultivos de tabaco y para proteger el medio ambiente.