Info Salud HA

Compartir

Clamidia, una infección de transmisión sexual silenciosa

Dra. Ana Laura Arias - Servicio de Ginecología 

La Clamidia es una bacteria que causa la Clamidiasis, una infección de transmisión sexual (ITS).

Aunque no se hable mucho de ella, es una infección muy frecuente. En Estados Unidos, por ejemplo, es la ITS más común.

Muchas personas no saben que tienen Clamidia porque, aunque estén infectadas, lo más frecuente es que no tengan síntomas.

 

¿Cómo se contagia?

Al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales sin protección con una persona que está infectada.

Si estás embarazada, puede transmitirse al bebé durante el parto. En los recién nacidos causa conjuntivitis neonatal (una infección en los ojos) y neumonitis (una infección pulmonar).

En caso que hayas tenido relaciones sexuales sin protegerte con una persona que no te da total confianza, por más que esta te asegure estar saludable, lo mejor es hacerte estudios para descartar que hayas contraído una ITS.

Para detectarlo se toma una muestra de orina, vaginal, rectal o de la garganta, según corresponda, y estará disponible en aproximadamente en 24 horas. Es muy fácil y no duele.

Si vos o tu pareja tienen diagnóstico de Clamidia, también es importante hacer estudios para descartar para otras ITS.

En caso de que el diagnóstico te de positivo, debés avisarle a las personas con las que hayas tenido relaciones sexuales los últimos meses ya que también podrían estar infectados/das, aún si no tienen síntomas.

 

¿Cuáles son los síntomas?

En mujeres: la infección puede producirse en el útero, recto, ano o garganta. Sólo el 10% presenta síntomas.

  • Flujo vaginal anormal o picazón
  • Sangrado genital anormal
  • Ardor o dolor al orinar
  • Dolor o sangrado durante las relaciones sexuales
  • Si la infección se propaga, puede causar fiebre, nauseas, vómitos y dolor abdominal
  • A largo plazo, puede producir dolor abdominal crónico o infertilidad
  • Como la Clamidia también afecta el recto o ano, puede producir secreción, picazón, sangrado o dolor anal.

 

En hombres: la infección puede producirse en la uretra (el conducto que se encuentra adentro del pene) el recto o la garganta. Sólo el 30% presenta síntomas:

  • Secreción por pene
  • Ardor o dolor al orinar
  • Ardor o picazón en el orificio del pene
  • Dolor e inflamación de uno o ambos testículos
  • Como la Clamidia también afecta el recto o ano, puede producir secreción, picazón, sangrado o dolor anal.

¿Cómo se trata?

El tratamiento más utilizado consiste en una toma única de un antibiótico que no tiene habitualmente efectos adversos y también es apto para embarazadas.

Si recibís o recibiste tratamiento por Clamidia, es importante que tu/s parejas sexuales reciban tratamiento también para no infectarse de nuevo, aún si no tienen síntomas.

 

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

En Mujeres: Puede causar enfermedad inflamatoria pélvica y producir daños irreversibles como infertilidad. También aumenta  la probabilidad de contraer o transmitir el VIH, el virus que causa el SIDA.

Si estás embarazada, podés transmitirla a tu bebé durante el parto. Esto puede causarle una infección en los ojos (muchas veces con daños irreversibles) o neumonía. También aumenta el riesgo de tener abortos y partos prematuros.

En Hombres: Puede causar una infección en el conducto que lleva el esperma desde los testículos al exterior, dolor, fiebre o, en casos muy inusuales, infertilidad. También puede aumentar la probabilidad de contraer o transmitir el VIH, el virus que causa el SIDA.

 

¿Cómo se previene?

  • Usando preservativo
  • Evitando tener relaciones sexuales cuando vos o tu pareja tienen algún síntoma que podría deberse a una infección (picazón, secreciones o dolor al orinar).