Info Salud HA

Compartir

¿Cómo sé si tengo un peso saludable?

Lic. María Cecilia De Pizzol - Servicio de Alimentación 

¿Cómo sé si tengo un peso saludable?

Una forma de saberlo es a través de la determinación del Indice de Masa Corporal (IMC). Para calcularlo tenés que dividir tu peso en kilogramos por tu estatura en centímetros al cuadrado. Un valor resultante entre 18,5 y 24,9 indica normopeso, si es mayor a 25 es sobrepeso, y un índice superior a 30 significa obesidad. De todas maneras, un Nutricionista es el profesional capacitado para determinar tus verdaderos requerimientos nutricionales y diseñar un plan alimentario personalizado.

El primer desafío para vernos y sentirnos mejor es comprender la importancia de incorporar hábitos alimentarios saludables y actividad física que nos acompañen en nuestro día a día.

¿Pensaste alguna vez cuán importante es acompañar tus actividades con una dieta saludable?

Nuestra rutina suele estar acompañada con un ritmo de vida intenso y acelerado: el trabajo, las tareas del hogar, cuidar a los chicos y llevarlos al colegio son apenas algunos ejemplos. En ese sentido, una alimentación saludable debe centrarse en las guías alimentarias de cada país.

En 16 años se produjeron cambios profundos en nuestro estilo de vida, condiciones económicas, el mercado incrementó la oferta de alimentos y bebidas y hubo un aumento exponencial de las llamadas Enfermedades Crónicas No Transmisibles, tales como el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes, el síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares.

¿Qué alimentos debo incorporar a mi dieta diaria?

Es importante respetar las cuatro comidas del día: el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. Ingerir ocho vasos de agua segura diariamente. Disminuir el consumo de sal y de alimentos que lo contienen y limitar la ingesta de azúcares simples. De esta manera, se deben incorporar diariamente alimentos de todos los grupos:

1- Frutas y verduras -de toda clase y color- que proporcionan vitaminas, minerales, y fibra.

2- Lácteos preferentemente descremados, que aportan calcio y proteínas de buena calidad.

3-  Porción de carne magra, aumentando el consumo de pescado, estas son fuente de hierro y proteínas de buena calidad e incluir huevo.

4- Legumbres y cereales preferentemente integrales fuentes de fibra y vitaminas.

5- Aceites crudos como condimento, frutas secas y semillas, que aportan ácidos grasos esenciales.

Asimismo es importante realizar una actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa.