Entradas

Compartir

Úlceras por presión, entre los riesgos más comunes de la atención hospitalaria

Lic. Cristina Bandriwskyj | Lic. Alejandro Fernández - Supervisores de Docencia e Investigación 

¿Qué son?

Las úlceras por presión son lesiones en la piel y los tejidos subyacentes producidas como resultado de una presión prolongada en la piel. Éstas constituyen un grave problema de salud con severas repercusiones económicas, éticas y legales que reflejan el desconocimiento sobre esta patología y la falta de concientización sobre la importancia de prevenirla.

Está demostrado que las UPP afectan la calidad de vida del paciente, pudiendo complicar e incluso hacer fracasar el tratamiento de la enfermedad por la cual fue hospitalizado.

En la actualidad, y a nivel internacional, las UPP son reconocidas como un indicador de la calidad del cuidado y un problema evitable mediante un adecuado programa de prevención.

¿Cuál es su impacto?

Las úlceras por presión figuran entre los eventos adversos más comunes durante la atención hospitalaria, según el Estudio Iberoamericano de Eventos Adversos (IBEAS) sobre la seguridad en la atención en los hospitales (2010). Por lo anteriormente mencionado, es necesario que en todas las instituciones de salud se desarrolle un trabajo multidisciplinario orientado a la prevención, la detección y la instauración de un tratamiento precoz de estas lesiones.

Asimismo, el IBEAS reveló que, en América Latina, el 10% de los pacientes internados sufre de uno o más eventos adversos durante la atención, y que el riesgo se duplica a medida que se prolonga la internación. La cifra en Argentina fue incluso más alta, del 12,1%. Más allá de los altos índices, el 95% de las UPP son prevenibles.

¿Cómo prevenirlas?

Continuando con el objetivo de mejorar la calidad y seguridad en la atención al paciente, el Departamento de Enfermería del Hospital Alemán, elaboró una serie de recomendaciones para la concientización y mejora en los cuidados preventivos de las úlceras por presión. Éstas son:

 

  • Valoración del riesgo: evaluar y re evaluar mediante las escalas estandarizadas en nuestra institución, según la edad del paciente.
  • Identificación del paciente con alto riesgo.
  • Medidas preventivas orientadas al cuidado de la piel, cambios de decúbito frecuentes, nutrición e hidratación: mantenerlas durante las 24 horas.
  • Cambios posturales: programarlos de manera individualizada cada 2/3 horas.
  • Aplicar crema con vitamina A, Aerogal y Parche duo derm extra thin en la piel sometida a presión.
  • Utilizar dispositivos especiales para el manejo de la presión en pacientes en riesgo.
  • Asegurar la correcta ingesta de alimentos para prevenir la malnutrición.
  • Registrar observaciones y cuidados realizados.
  • Detección temprana: examinar la piel del paciente todos los días.
  • Notificar al Equipo de Vigilancia acerca de los pacientes que desarrollaron las lesiones