Info Salud HA

Compartir

Cansancio crónico ¿cómo afecta nuestra salud?

Servicio de Clínica Medica 

¿Qué es?

El síndrome de cansancio crónico (Síndome de Fatiga Crónica | SFC) es una enfermedad que se caracteriza por la aparición de fatiga persistente, inexplicable y debilitante. También se asocia con diversos síntomas como dolor muscular y de huesos, trastornos del sueño, cefalea, problemas de concentración y memoria a corto plazo. A pesar de haber recibido gran atención, sigue siendo una enfermedad controversial, fundamentalmente por la falta de hallazgos de alteraciones físicas o psicológicas que la produzcan.

Esta enfermedad ha recibido muchos nombres en las décadas pasadas, tales como enfermedad de Islandia, neurastenia, encefalomielitis miálgica y síndrome de fatiga post-viral. Todos estos términos describen a un grupo de pacientes que padecen un problema similar: fatiga crónica sin explicación médica que ocasiona discapacidad y angustia.

¿Cuáles son sus síntomas?

El principal síntoma es la cansancio. La misma se presenta de forma severa e incapacitante. Su origen no deriva de hacer algún esfuerzo excesivo y no se alivia, de manera significativa, con el reposo. La fatiga afecta tanto física como mentalmente al paciente, quien refiere una disminución en la capacidad para participar o comprometerse en actividades laborales, educativas, sociales o personales de la misma manera e intensidad en que lo venía haciendo antes de enfermar.
Otros síntomas característicos son dolor, malestar post-esfuerzo (la actividad física empeora los síntomas), trastornos del sueño (sueño no reparador y dificultad para dormir), cambios neurológicos o cognitivos (problemas de memoria y concentración), mareos, alteraciones del humor, dolores de cabeza (cefalea) y dolores articulares.

¿Cuáles podrían ser las causas de esta enfermedad?

En cuanto a la causa, todavía se desconocen. Sigue siendo controversial si la misma es única o si participan múltiples factores que interactúan entre sí.
Entre las posibles causas se ha descripto la etiología viral, debido a que frecuentemente los pacientes reportan un inicio súbito de los síntomas que fueran precedidos por un cuadro febril con dolor de ganglios.
Otra línea de investigación se ha centrado en la hipotensión crónica (presión arterial baja) causada por un problema en el sistema nervioso.
Sin embargo, la investigación actual se centra en el sistema inmunológico, adrenal, genético y el modelo biopsicosocial, del sueño y la nutrición. Existe un creciente reconocimiento acerca de la potencial interacción entre factores físicos y psicológicos en el desarrollo y mantenimiento de la enfermedad.

¿Por qué es una afección crónica?

Se considera una enfermedad crónica por ser de larga duración (más de seis meses) y evolución lenta que rara vez es curable, salvo raras excepciones. El SFC podría considerarse la consecuencia de diversos factores ambientales aun no determinado que interactúan con un perfil genético vulnerable.

¿Es posible una detección temprana?

Se han formulado nueve grupos de criterios diagnósticos de SFC. Sin embargo ninguno de ellos ha sido adecuadamente evaluado para identificar aquellos pacientes en quienes existan dudas diagnósticas. Esto hace a veces dificultoso tanto el diagnostico (ninguno de ellos es considerado test de referencia) como el inicio de una terapéutica en forma precoz. Por ser conocidas las manifestaciones clínicas del cansancio crónico, su médico tratante sabrá identificarlo tempranamente, para intentar un tratamiento lo antes posible, evitando su progresión y el sufrimiento innecesario.

¿Cómo es el tratamiento que está indicado para estos casos?

Se han intentado múltiples terapias pero ninguna ha sido exitosa en curar el cansancio crónico. El objetivo del tratamiento es por lo tanto, disminuir los síntomas de la enfermedad y ayudar a sobrellevar la situación.
En primera instancia deben tratarse los trastornos que sean identificados, tales como problemas de sueño, depresión y dolor. Frecuentemente se recomienda a los pacientes que limiten la exigencia física, con el fin de evitar una debilidad persistente y promover la recuperación.
Hasta la fecha no ha sido aprobado ningún tratamiento farmacológico especifico para el uso en pacientes con cansancio crónico (se ha estudiado la utilidad de los inmunomoduladores, antivirales y antibióticos).
La terapia cognitiva conductual y el ejercicio graduado parecen ser los tratamientos más eficaces.

¿Cuál es la población con mayor riesgo de padecer Síndrome de cansancio crónico?

El síndrome de cansancio o fatiga crónica (SFC) se diagnostica con mayor frecuencia en adultos jóvenes y en gente de mediana edad. Ocurre aproximadamente dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, y es también más frecuente en personas de raza blanca (no hispanos) en comparación con otros grupos étnicos. Los grupos socioeconómicos más bajos parecen tener menos riesgo, sin embargo esto podría deberse a una falta de acceso a centros de salud donde se estudie dicha enfermedad.

¿Qué debo hacer en caso de sentirme con falta de energía para realizar esfuerzos mínimos, dificultades en la concentración, pérdidas de memoria y con trastornos para dormir?

El síndrome de cansancio o fatiga crónica (SFC) se diagnostica basándose en la historia médica completa, el examen físico y con estudios complementarios según sea necesario para descartar otras condiciones que puedan ocasionar fatiga. Por dicho motivo, ante la presencia de dichos síntomas se sugiere hacer una consulta con su médico de cabecera quien evaluará si los síntomas son transitorios o si merecen una evaluación más completa. Se identificarán los síntomas más molestos para priorizar su tratamiento, y aquellos que sean «banderas rojas» que alerten sobre la posibilidad de una enfermedad de otro tipo. No existen estudios complementarios que permitan confirmar el SFC, por lo contrario, dichos estudios son utilizados para descartar otras causas de fatiga que excluyeran el diagnóstico de SFC.
Uno de los factores de mayor relevancia en la capacidad para hacer frente con éxito a esta enfermedad, es lograr establecer una relación con un profesional de la salud con experiencia que incluya confianza de ambas partes, facilitando la continuidad y la atención para el manejo de esta patología crónica y discapacitante.

¿Cómo repercute el cansancio crónico con la vida laboral y familiar de un paciente?

Los pacientes refieren disminución en la capacidad para participar o comprometerse en actividades laborales, educativas, sociales o personales de la misma manera e intensidad en que se venía haciendo antes de enfermar. Dicho compromiso podrá ser de menor o mayor grado según la magnitud de la enfermedad. Algunos pacientes tienen una mejoría en sus síntomas con el tiempo, mientras que otros empeoran o persisten con manifestaciones similares durante años.

Información importante respecto al cansancio crónico

El Servicio de Clínica Médica del Hospital Alemán recomienda el abordaje de estos padecimientos en base a una atención individualizada que contemple las preferencias de cada paciente y su adecuada información respecto a los beneficios y perjuicios de los estudios y tratamientos que se le propongan.
Creemos que es importante destacar que el agrupamiento de múltiples síntomas, rasgo característico de esta enfermedad, ayuda no solo a que los pacientes se identifiquen con un diagnóstico específico, sino que también facilita a los médicos clínicos su asistencia, aunque tan solo sea dando un tratamiento sintomático, evitando que circulen y sean medicados por múltiples especialistas a la vez.