Info Salud HA

Compartir

¿Cómo saber si soy celíaco?

Servicio de Gastroenterologia | Dra. Adriana Mohaidle 

¿Qué es la enfermedad celiaca?

La enfermedad celíaca es una condición del sistema inmune en la que las personas no pueden consumir gluten porque daña el revestimiento de su intestino delgado. Esto impide la absorción de componentes importantes de los alimentos. El daño a la mucosa del intestino proviene de una reacción a la ingestión de gluten, que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno, y posiblemente la avena, y en alimentos elaborados con estos ingredientes. El gluten es una proteína presente en estos cereales. También puede encontrarse en otros productos como medicinas, vitaminas, suplementos, bálsamos labiales e incluso en el pegamento de las estampillas y los sobres.
La enfermedad celíaca afecta a cada persona de manera diferente. Los síntomas pueden ocurrir en el sistema digestivo o en otras partes del cuerpo. Una persona puede tener diarrea y dolor abdominal, mientras que otra puede sentirse irritable o deprimida. La irritabilidad es uno de los síntomas más comunes en los niños. Algunas personas no tienen síntomas.
La enfermedad celíaca es genética. Los análisis de sangre pueden ayudar al médico a diagnosticar la enfermedad. Su médico también podría examinar una pequeña muestra de tejido del intestino delgado. El tratamiento es una dieta sin gluten.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la celiaquía pueden ser diferentes de una persona a otra. Esto puede dificultar el diagnóstico. Por ejemplo, una persona puede presentar estreñimiento, una segunda puede tener diarrea y una tercera puede no presentar ningún problema con las deposiciones.
Los síntomas gastrointestinales abarcan:

• Dolor abdominal, distensión, gases o indigestión
• Estreñimiento
• Disminución del apetito (también puede aumentar o permanecer inalterable)
• Diarrea, sea constante o intermitente
• Intolerancia a la lactosa (común cuando a la persona se le hace el diagnóstico y generalmente desaparece con tratamiento)
• Náuseas y vómitos
• Heces fétidas, grasosas o que se pegan al inodoro al vaciarlo
• Pérdida de peso inexplicable (aunque las personas pueden tener sobrepeso o peso normal)

Otros problemas que se pueden presentar con el tiempo debido a que los intestinos no absorben nutrientes claves abarcan:

• Propensión a la formación de hematomas
• Depresión o ansiedad
• Fatiga
• Retraso en el crecimiento de los niños
• Pérdida del cabello
• Picazón en la piel (dermatitis herpetiforme)
• Ausencia de períodos menstruales
• Úlceras bucales
• Calambres musculares y dolor articular
• Sangrado nasal
• Convulsiones
• Entumecimiento u hormigueo en manos o pies
• Corta estatura sin explicación

Los niños con celiaquía pueden tener:
• Defectos en el esmalte dental y cambio de color en los dientes
• Retraso en la pubertad
• Diarrea, estreñimiento, heces fétidas o grasas, náuseas o vómitos
• Comportamiento irritable o melindroso
• Aumento deficiente de peso
• Crecimiento lento y estatura por debajo de lo normal para su edad

¿Cómo se diagnostica?

Con respecto al diagnóstico es importante saber que los exámenes de sangre pueden detectar algunos anticuerpos especiales con los cuales se puede detectar la afección. El médico ordenará estos exámenes de anticuerpos, 5 en total, si hay sospecha de celiaquía.
Si los exámenes dan algún resultado positivo, a menudo se lleva a cabo una endoscopia de vías digestivas altas para obtener una muestra de tejido (biopsia) de la primera parte del intestino delgado (duodeno).
También se pueden hacer pruebas genéticas de la sangre para ayudar a determinar quién puede estar en riesgo de padecer celiaquía o cuando el diagnóstico es dudoso.
Se puede ordenar una biopsia de control o análisis de sangre varios meses después del diagnóstico y el tratamiento. Estos exámenes evalúan su respuesta al tratamiento. Los resultados normales significan que usted ha reaccionado favorablemente al tratamiento, lo cual confirma el diagnóstico. Sin embargo, esto no significa que la enfermedad haya sido curada.

¿Cómo es el tratamiento?

La celiaquía no se puede curar. Los síntomas desaparecerán y las vellosidades en el revestimiento de los intestinos sanarán si se sigue una dieta libre de gluten estricta y de por vida. Por eso es importante no consumir alimentos, bebidas ni tome medicamentos que contengan trigo, centeno, cebada o posiblemente avena.
Se debe leer las etiquetas de los alimentos y medicamentos con sumo cuidado para buscar ingredientes que puedan incluir estos granos. Cumplir con una dieta libre de gluten puede ser difícil al principio dado que los granos de trigo y cebada son comunes en la alimentación y el gluten en sí se utiliza como conservante y aglutinador. Con el tiempo, la mayoría de las personas son capaces de adaptarse y mejorar. No se debe iniciar una dieta libre de gluten antes de que le hagan el diagnóstico, ya que al hacerlo se afectarán las pruebas para esta enfermedad.
En la mayoría de los casos, seguir una dieta bien equilibrada, libre de gluten, es el único tratamiento necesario para permanecer bien.
Cuando se produzca el diagnóstico, es aconsejable buscar ayuda de un nutricionista profesional especializado en celiaquía y dieta libre de gluten. De igual manera, un grupo de apoyo es una buena herramienta para sobrellevar la enfermedad y la dieta.

 A qué población afecta

Esta enfermedad se puede manifestar en cualquier momento de la vida desde la lactancia hasta la adultez avanzada.
Las personas con familiares que padecen celiaquía están en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Este trastorno es más común en las personas de raza blanca y de origen europeo. Asimismo, las mujeres resultan afectadas con mayor frecuencia que los hombres.

Ser diagnosticado celíaco produce un cambio social importante en el paciente, que requiere de un período de adaptación en el cuál el mismo debe aprender a manejarse diariamente de una manera diferente en cuanto a su alimentación, pero una vez terminado este período, la vida del paciente celiaco es normal y saludable como el resto de la población general.
No dude en consultar con su médico si tiene sospechas de serlo.